A quien llorarle (micro cuento)

Erase una vez, una muchacha que a propósito no recordaba el nombre de sus amantes, entonces si se llamaban Freud o Anselmo, los llamaba Nelson, Cassiel o Raúl con tal de confundirse ella misma y así, si el idilio resultaba en fraude, engaño, desamor o indiferencia, no tener a quien recordar, no tener a quien llorarle.

Erase solo una vez una mujer que ha existido siempre…

En todas partes.

 

 

Finalista y seleccionado para la Antología del Segundo Concurso de Mini cuentos “Un bargueño para mis cuentos 2” organizado por el blog / Editorial Mundo Escritura (España).

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s