Demasiadas distracciones (micro cuento)

En lugar de disfrutar el viaje, ella iba demasiado preocupada por los niños pobres de África, las mujeres indefensas de Latinoamérica y los animales maltratados de todo el mundo.

Henry Paul se hartó y la regañó gritándole: —¡Por Dios, Diana, la vida no merece que uno se preocupe tanto!

Y justo en ese momento se estrellaron.

Todo por no preocuparse de conducir con precaución.

 

 

Finalista y seleccionado para la Antología en el Primer Certamen Internacional de Micro relatos “Mujeres Extraordinarias” organizado por la Editorial Letras como espada (España).

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s