Cacharro espacial (micro cuento)

Le di a mi hijo el mecanismo hiperbólico para que no molestara y funcionó: todo el trayecto hasta nuestra constelación jugó con él en silencio. El objeto lo asombró tanto que en los siguientes seis quantums anuales no lo dejó en paz. Fue durante el séptimo que por fin lo olvidó. Sin embargo, mi asombro fue grande al ver que él mismo inventó su propia versión.

¡Imaginen mi orgullo hoy que viajo por primera vez en esta nave diseñada por él con base en aquella chatarra de juguete que una vez le di para que no molestara!

 

 

Seleccionado para la Antología “Relatos de ciencia 2016” del Primer Concurso de Relatos de Ciencia convocado por PAR EXPLORA CONACYT (Región de Coquimbo) de la Universidad Católica del Norte (Chile).

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s