Con la tristeza (poema)

Viendo que la tristeza no cesa de acompañarme,
—desde la fragua, desde la maleza—
la invito a tomar té caliente
la invito a jugar una partida de cartas,
le invito de mi soledad encarcelada.

El juego se pone interesante
la plática mejor,
hasta que la tristeza suelta una risotada
y se queda de inmediato muda de temor:
se advierte, de pronto,
la tristeza se ha convertido en alegría…
sin premeditaciones hemos asesinado a mi compañera.
La tristeza ha muerto
—ha muerto—
en pie de guerra.

Ahora sí, debido al deceso de mi reciente amiga,
me he puesto bastante triste
y desde entonces la tristeza no cesa de acompañarme.

Decido que, para no perderla nunca más,
con la tristeza no se debe jugar.

 

 

Finalista y seleccionado para la Antología en el Segundo Certamen Internacional de Poesía “San Isidro Labrador” organizado por la Editorial Letras como espada (España).

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s