Tao (micro cuento)

El enfrentamiento duraba ya diez minutos. Su contrincante puso toda su fuerza en el último golpe, e igual que antes, el maestro lo eludió con agilidad. El atacante cayó al suelo rendido. Jadeaba como perro hambriento. Ambos estaban agotados pero ilesos.

—¿Decepcionado? —preguntó el maestro a su aprendiz.

—¡Esperaba tan solo un golpe! ¡Ahora seremos la burla de todos!

—Y yo espero que algún día entiendas que, cuando ser fuerte es la única opción, la fortaleza de la suavidad es el mejor camino.

 

 

Dedicado a Rafa Tirado.

 

Finalista y seleccionado para la Antología en el Certamen Internacional de Micro relatos “Valores humanos” de la Editorial Letras como espada (España).

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s