Arte (soneto)

Cedimos nuestra alma por la pasión,
sometimos ambición de valías,
ahogamos silencio en caricias tibias,
así adquirimos el poder de Dios:

Resulta en arte el menosprecio al «No»,
forja nuestro camino a nueva vida,
—purificando cada idea erguida—
llegamos a ser vino, agua y alcanfor.

Y aunque a momentos huye el sueño de arte
con llanas almas navegando en lastre
debido a vanidad e hipocresía,

renace la nuestra esencia divina
¡cuando blandimos la pureza infante!
¡Cuando llegas de nuevo, aliento de arte!

 

 

Finalista y seleccionado para la Antología del Certamen Mundial de Sonetos “Mesa de Ocaña” organizado por la Editorial Letras como espada (España).

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s