La leyenda del cazador de barro (guión)

1. INT. TALLER DE ALFARERÍA. DÍA.

El taller es pequeño con utensilios rudimentarios: vasijas de diversos tamaños en algunas repisas, una mesa de trabajo pequeña, pintarrajeada y vieja con algunos pinceles en un frasco sucio, pequeños botes de pintura de varios colores con chorreaduras del color correspondiente, y una silla en iguales condiciones. La luz entra profusamente por alguna ventana.

Un alfarero de 60 años, delgado, ataviado con un traje indígena y el rostro ajado por los años, con expresión de tranquilidad y silbando una tonada indefinible, está moldeando una vasija de barro: la vasija está mojada y sin pintar.

Luego toma otra vasija ya seca y comienza a pintar en ella un rebaño de ovejas; vemos su rostro apacible mientras sonríe con suavidad. Dibuja también a un pastor junto a las ovejas: es un niño de figura lánguida y tez morena. Finalmente se decide a pintar junto al niño pastor, una oveja más pequeña que las demás.

Se escucha un balar de ovejas en la distancia así como un ligero viento.

 

2. INT. TALLER DE ALFARERÍA. ATARDECER.

El alfarero suspira en tono cansado y deja la vasija que tiene en las manos sobre la mesa de trabajo.

Sobre la mesa solo queda la vasija, el frasco de los pinceles y los botes de pintura.

Se levanta y se retira del lugar. El taller está a media luz en tonalidad rojiza: el sol se está poniendo. Se escucha ladrar a un perro a lo lejos.

FADE OUT A NEGRO

 

3. INT. TALLER DE ALFARERÍA. NOCHE.

El taller está a media oscuridad: la luz de la luna entra profusamente por una ventana y las tonalidades son azulosas.

Nos acercamos a la vasija con el rebaño pintado la cual está sobre la mesa de trabajo sola. Luego de unos instantes las ovejas comienzan a bajar la cabeza en actitud de comer hierba. Algunas empiezan a caminar lentamente.

Se oye silbar de nuevo pero ahora es una tonada más alegre que la del viejo: aparece el niño pastor con un palo en la mano arreando a las ovejas.

De pronto se acerca a él la más pequeña: el niño se detiene a verla, se agacha y la abraza con fuerza. Después la ovejita salta un poco a su alrededor.

 

4. EXT. CASA DEL ALFARERO. MEDIODÍA.

Sobre un camino de terracería, va una camioneta tipo pick up nueva pero terrosa. Se detiene frente a la casa de aspecto humilde y descuidado del alfarero. De ella baja con trabajos un adulto de 40 años, gordo y con bigote amplio. Lleva sombrero, camisa a cuadros, pantalón de mezclilla y botas. En la puerta está esperando el alfarero.

El señor hace el gesto de decir unas palabras que son tapadas por el sonido del viento y el alfarero asiente. Luego entrega dinero al alfarero con mueca de soberbia y el alfarero baja la mirada hacia el dinero.

Se vuelve a subir a la camioneta y arranca con fuerza levantando una nube de polvo. El alfarero queda inmóvil viéndolo partir.

 

5. INT. TALLER DE ALFARERÍA. ATARDECER.

Tonalidades rojizas. El alfarero muestra cara de desacuerdo con ojos de cansancio: ha terminado de pintar una vasija grande en la cual se aprecia un cazador grande, fornido y de tez clara con su escopeta en actitud orgullosa, rodeado de animales muertos: un venado, un toro, un zorro, y otras 2 formas más no tan reconocibles.

El alfarero suspira y se levanta. Deja la vasija grande junto a la del rebaño sobre la mesa y se retira. En la mesa de trabajo, aparte de ambas vasijas, el frasco con pinceles y los botes de pintura, en primer plano se ve el dinero que le dio el señor al alfarero.

FADE OUT A NEGRO
6. INT. TALLER DE ALFARERÍA. MEDIANOCHE.

El taller en tonos azules con la luz de la luna entrando profusamente por una ventana. Nos acercamos a ambas vasijas primero, luego, poco a poco centramos la atención en la vasija grande donde está pintado el cazador.

 

7. INT. VASIJA DE BARRO. NOCHE.

El cazador se despereza y lanza un fuerte resoplido. Mira a los animales muertos a su alrededor y toma una pose de triunfo con los brazos en jarras. Se oye al graznido de un cuervo. Mira alrededor lentamente y hace un movimiento de sorpresa. Luego, haciendo visera con las manos, mira a lo lejos. Toma su escopeta, la carga y comienza a caminar con paso decidido a grandes zancadas con la escopeta al hombro.

Ahora observamos al rebaño pastando: algunas ovejas saltan por ahí, el niño pastor juega con la ovejita y la abraza. Todos forman un círculo poco definido. Se escuchan pájaros y el balar de las ovejas.

De pronto, todo se silencia ante el ruido de un disparo: en medio del círculo que forma el rebaño, se rompe el barro formándose un agujero. Inmediatamente el rebaño completo, en un grupo conciso, corre hacia una dirección, excepto la ovejita que corre en dirección contraria. El niño queda en medio mirando a ambos lados en posición de alerta: los brazos extendidos y las piernas separadas.

Vemos al cazador que apunta con la escopeta: ésta echa humo por el frente. El cazador levanta la mirada y gruñe con odio.

El niño decide ir tras la ovejita pero cuando llega a ella descubre que el animal se encuentra temblando frente al cazador mientras éste la encañona con la escopeta.

El niño vacila un instante antes de echarse sobre el cazador y luchar unos segundos. El cazador, quien es del doble de grande que el niño en todos los aspectos, lo avienta lejos de él. La ovejita aprovecha para huir en dirección contraria a la que cayó el niño. El cazador va tras ella.

El niño queda atontado en el suelo. Luego se despabila mientras observa al cazador alejarse y se asombra de su gran tamaño. De pronto, chasquea los dedos porque ha tenido una idea: se levanta y sale corriendo en dirección de la oveja y del cazador.

A medio camino encuentra un árbol muy frondoso que tiembla: en realidad el árbol no tiene hojas pero lo que se ve como follaje son los cuerpos de todas las ovejas que se subieron en él para protegerse y se camuflaron como ramaje escondiendo las cabezas; esto explica porqué el cazador pasó de largo tras la ovejita y no se detuvo para cazar alguna de las ovejas grandes.

El niño se detiene frente al árbol frondoso y chifla con fuerza: de la copa del árbol salen las cabezas de las ovejas de su rebaño. El árbol deja de temblar y las ovejas balan al unísono. El niño señala en dirección de la huida de la ovejita, luego las señala a ellas y finalmente al piso frente a él con actitud fuerte. Todas las ovejas a un tiempo niegan con la cabeza. El niño salta en actitud de enojo.

Vemos a la ovejita corriendo rápidamente y el cazador tras ella lento pero a grandes zancadas.

El niño vuelve a chiflar más fuerte, señala a las ovejas, señala el piso y luego hace una seña agresiva con el puño cerrado. Las ovejas niegan nuevamente. El niño salta de enojo otra vez.

Busca alrededor suyo y agarra un pedazo de barro tirado y se lo avienta al árbol: todas las ovejas saltan al suelo y se le quedan viendo al niño. El niño pisa en el suelo repetidas veces con impaciencia y enojo. Las ovejas bajan la cabeza todas al mismo tiempo, con cara de vergüenza (por sus negativas de ayudar al niño debidas al miedo que sienten por el cazador).

Mientras, el cazador ha dado alcance a la ovejita y la tiene encañonada de nuevo. La ovejita bala con fuerza y tiembla.

 

8. INT. REPISA DEL TALLER. NOCHE.

El niño dirige a las ovejas fuera de la vasija grande hacia una repisa donde están las otras vasijas sin pintar. Entre todos levantan una vasija pequeña con mucho trabajo y la avientan al cazador.

Se oye el grito de esfuerzo del niño al mismo tiempo del balido general del rebaño.

 

9. INT. VASIJA DE BARRO. NOCHE.

El cazador a punto de disparar, voltea hacia arriba y se asusta. Rápidamente se avienta hacia un lado y en su lugar se rompe la vasija de barro que aventaron el niño y el rebaño. La ovejita aprovecha para volver a escapar.

El cazador gruñe, carga la escopeta y apuntando con rapidez, dispara hacia donde está el niño y el rebaño. Acto seguido vuelve a perseguir a la oveja.

 

10. INT. REPISA DEL TALLER. NOCHE.

El niño y las ovejas, con caras de espanto, salen con cuidado de atrás de una vasija rota en muchos pedazos.

El niño, luego de un momento de incertidumbre vuelve a chasquear los dedos (otra idea). Las señala a ellas y luego a la mesa de trabajo en actitud de ordenar el ir hacia allá. Las ovejas obedecen y empiezan a correr una tras otra muy rápido y sincronizadas. Él va detrás de todas ellas.

 

11. INT. MESA DE TRABAJO. NOCHE.

En la mesa entre todos (niño y rebaño) sacan un pincel seco de un frasco y lo llevan cargando hasta un pequeño bote de pintura negra cercano. (El color de la pintura se nota por las chorreaduras alrededor de la boca del bote).

 

12. INT. VASIJA DE BARRO. NOCHE.

La ovejita tropieza y el cazador le da alcance. La ovejita bala desesperadamente. El cazador ríe con fuerza.

 

13. INT. MESA DE TRABAJO. NOCHE.

El rebaño y el niño, quien voltea con ansiedad a ver a la ovejita aterrada, ya han metido el pincel en el bote de pintura y comienzan a sacarlo con mucho esfuerzo.

Se oyen balidos y jadeos del niño.

 

14. INT. VASIJA DE BARRO. NOCHE.

El cazador encañona con lentitud a la ovejita y ésta empieza a sudar al tiempo que tiembla marcadamente.

ZOOM IN
15. INT. MESA DE TRABAJO. NOCHE.

El rebaño y el niño alzan el pincel y lo lanzan hacia el cazador: el pincel va chorreando pintura negra.

(El niño grita y las ovejas balan nuevamente en demostración del esfuerzo (más fuerte que antes).

 

16. INT. VASIJA DE BARRO. NOCHE.

El cazador voltea y abre los ojos con horror: el pincel le cae encima aplastándolo.

El sonido es el de un trapo mojado al caer al piso.

La ovejita agazapada, levanta la cabeza con cautela: tras descubrir nada más el pincel y la gran mancha de tinta alrededor pero sin señal del cazador, empieza a balar y dar pequeños saltos de alegría.

 

17. INT. MESA DE TRABAJO. NOCHE.

El niño y el rebaño también saltan de alegría y se abrazan. Salen corriendo hacia la ovejita.

 

18. INT. VASIJA DE BARRO. NOCHE.

La ovejita corre en dirección a ellos también pero el rebaño y el niño la alcanzan en la vasija de barro: todo el rebaño se junta en un círculo alrededor del niño, quien abraza muy fuerte a la ovejita. Así queda la escena unos segundos.

Entonces se escucha un gruñido fuerte seguido de un gran golpe: es el cazador que se ha vuelto a levantar, sólo que ahora más grande y más corpulento que antes. De hecho, hasta se ve deforme de la cantidad de músculos que tiene. La escopeta es ahora de doble cañón. Gruñe con fuerza como un monstruo y luego de levantarse, alza los brazos con furia.

El niño y las ovejas están amontonados abrazándose mientras miran con rostros de terror hacia el cazador. Luego de un instante en tal posición, salen huyendo despavoridos todos juntos hacia la parte trasera de la vasija grande. No hay coordinación en este movimiento. Incluso algunas ovejas se enciman sobre otras.

Volvemos a observar al cazador que avanza pesado y torpe hacia ellos mientras lanza gruñidos monstruosos y carga su gran escopeta.

Del otro lado de la vasija grande, el niño convoca a una reunión al rebaño y éste se pone a su alrededor a la manera de los jugadores de fútbol americano. Mientras están en esa posición ninguna oveja se mueve excepto por la más pequeña: ésta levanta la cabeza para ver dónde está el cazador, abre los ojos asustada y vuelve a agacharse como el resto.

Vemos nuevamente al cazador con su caminar lento y torpe que recuerda el de un gran monstruo. Va apuntando la escopeta al frente y gruñe todo el tiempo. Mira hacia todos lados en actitud de búsqueda.

El niño y el rebaño ya han disuelto la reunión y se ponen de acuerdo: el niño da un aplauso y señala a la ovejita, quien sale corriendo en dirección del cazador. Luego señala a las demás y les indica que lo sigan: entonces el niño corre en la dirección contraria de la oveja pequeña. El rebaño lo sigue.

La oveja pequeña pasa por en medio de las piernas del cazador, quien es demasiado lento y torpe como para agarrarla. El cazador deja de perseguir al rebaño y sigue a la oveja pequeña, la cual se mete debajo de un pedazo de barro roto.

El cazador se acuclilla y busca torpemente bajo el pedazo de barro. La ovejita sale del lado contrario y de un salto se para sobre el pedazo de barro; el cazador no se da cuenta de su presencia. La oveja toma aire y bala con mucha fuerza asustando al cazador de tal forma que se cae hacia atrás y tira la escopeta junto a él. La oveja se ríe y aprovecha la confusión del cazador para salir corriendo en la dirección contraria a la que llegó.

El cazador gruñe, se despabila, se levanta con pesadez y agarra su escopeta; la carga. Comienza a perseguir a la oveja. Gruñe todo el tiempo.

 

19. INT. MESA DE TRABAJO. NOCHE.

El niño y su rebaño se amontonan junto a la vasija grande y comienzan a formar una torre de ovejas para empujar la vasija. Rápidamente suben unas encima de otras mientras las de abajo van extendiendo los brazos para empujar.

El niño está hasta abajo dirigiendo toda la operación.

 

20. INT. VASIJA DE BARRO. NOCHE.

La ovejita corre con rapidez seguida del cazador con su paso lento y torpe. El sentido de la carrera es hacia donde está la torre de ovejas empujando la vasija.

 

21. INT. MESA DE TRABAJO. NOCHE.

Las ovejas, unas sobre otras en una gran torre, empujan con fuerza la vasija con balidos rítmicos mientras asientan con la cabeza a cada balido.

El niño está hasta abajo y se une a empujar la vasija pero con la cabeza agachada, concentrado.

La vasija se va recorriendo poco a poco a través de la mesa de trabajo.

 

22. INT. VASIJA DE BARRO. NOCHE.

En una acción más precipitada que en la anterior, vemos a la ovejita correr con mayor rapidez y al cazador que ha acelerado un poco su paso. El cazador se ve cada vez más grande y más monstruoso.

ZOOM IN

 

23. INT. MESA DE TRABAJO. NOCHE.

La vasija está a punto de caer: se encuentra en el filo de la mesa.

Las ovejas balan al unísono con fuerza y sin pausa mientras empujan la vasija en un último esfuerzo por tirarla.

El niño levanta la cabeza y chifla a la ovejita: el chiflido se oye por encima de los balidos rítmicos del rebaño.

 

24. INT. VASIJA DE BARRO. NOCHE.

La ovejita, en su carrera, levanta la cabeza y voltea a ver al cazador (quien está demasiado cerca de ella encañonandola con su gran rifle), se espanta y corre con mayor rapidez.

Cuando el cazador está a punto de jalar el gatillo, la ovejita salta fuera de la vasija grande (en dirección de la torre de ovejas).

ZOOM IN

 

25. INT. MESA DE TRABAJO. NOCHE.

El niño atrapa entre sus brazos a la ovejita mientras el rebaño sigue balando rítmicamente conforme empujan la vasija.

La vasija llega al límite de la mesa y cae.

 

26. INT. VASIJA DE BARRO. NOCHE.

El cazador se detiene, abre los ojos desmesuradamente y grita con terror mientras la vasija cae.

ZOOM OUT

 

27. INT. PISO DEL TALLER. NOCHE.

La vasija llega al piso y se quiebra en muchos pedazos.

Hace un gran estruendo al estrellarse. Todos los demás sonidos se detienen.

 

28. INT. MESA DE TRABAJO. NOCHE.

Todas las ovejas del rebaño, aún en su formación de torre, comienzan a balar locas de alegría alzando las patas y moviendo la cabeza. La torre se tambalea y comienza a caer al vacío. Se detienen, se callan por completo, se abrazan y se juntan todas sobre la mesa en una bola compacta de ovejas con cabezas y patas por doquier. Ya en bola se nota cómo tiemblan.

El niño ha estado abrazando muy fuerte a la ovejita todo el tiempo a un lado de la torre de ovejas y los dos no se mueven en toda la escena.

 

29. INT. TALLER DE ALFARERÍA. MAÑANA.

El taller está a media luz con la niebla característica de las madrugadas en los lugares rurales. La luz del sol entra con debilidad por la ventana.

Vemos al alfarero caminar lento hacia la mesa de trabajo mientras se rasca la cabeza en señal de extrañamiento: observa la vasija grande estrellada en el piso y a su alrededor el dinero que el ranchero le ofreciera por el trabajo; y en la mesa de trabajo, los pinceles completamente regados y manchas de pintura negra alrededor de la vasija donde pintó el rebaño con el niño. La vasija se encuentra sola sobre la mesa.

Toma la vasija y le da la vuelta: con marcado asombro descubre que las ovejas del rebaño forman un círculo alrededor del niño, el cual tiene entre sus brazos a la oveja más pequeña.

 

END

 

 

Mención honorífica en el V Concurso de guión cinematográfico organizado por SOGEM, IMCINE, Fundación Expresión en corto A.C., Sindicato de Trabajadores de la Producción Cinematográfica y Secretaría de Desarrollo Económico Sustentable del Estado de Guanajuato (México).

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s