Pasión que arde (micro cuento)

Las veladoras se queman por devoción. Algunas cuantas lo hacen por solidarizarse con los dolientes a quienes no pudieron cumplirles el milagro solicitado. Pero solo una se quemó por pasión. Por pasión al fuego de vida que portaba; por pasión a la belleza que significaba estar hasta el rincón más oscuro de la catedral y parecer un ángel caído del cielo. Y con esa pequeña que se quemó por pasión bastó: solo con ella, toda la catedral ardió. Se quemó por completo. Ahora la reconstruyen con pedazos de la anterior. Y no saben que la cera de esa apasionada quedó atrapada entre esos pedazos. ¡Solo Dios sabe si volverá a quemarla toda con su diminuta estatura empero grandiosa pasión!

 

 

Seleccionado para la Antología del Concurso Internacional de micro relatos “Pasiones” convocado por la Editorial Letras con arte (España).

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s