Autoviolencia con fines médicos (micro cuento)

Tengo el sueño excesivamente ligero, a tal grado que regularmente necesito algo externo que me ayude a tumbarme: alcohol, muchos desvelos acumulados, y lo menos perjudicial, un buen golpe a la quijada. Éste último se convirtió en la especialidad de mi esposa, y no por odio o confrontación sino por necesidad fisiológica. Lo extravagante ha ocurrido desde que ella, lamentablemente, murió: tuve que volverme un experto en noquearme solo. No es fácil pero es necesario.

 

 

Finalista y seleccionado para la Antología del Segundo Concurso Literario de micro relatos “Limpiando el desván” organizado por la página web muroletras.com y la Editorial El Muro del Escritor (España).

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s