El barista, la oreja y el sordo (micro cuento)

Estaba harto del mundo de los oyentes. Y es que los sordos siempre han sido excluidos por tener una lengua tan diferente (las señas). Por eso, en cuanto el barista dijo que esa cosita por donde se tomaban las tazas se llamaba “oreja” y que era un invento maravilloso porque todos podían usarla así de fácil, no necesitó pedirle al intérprete que le mentara la madre. Él mismo le hizo la seña de significado universal bien levantada a la vista de todos los ahí presentes.

 

 

Finalista y seleccionado para la Antología del Segundo Concurso de Micronarrativa “Calzando tus zapatos entendí” organizado por la Página Blog / Editorial Concursos Literarios en Español (España).

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s