Los caminos (soneto)

A los caminos, con hambre de pies
se va con un hueco en el estómago,
para que cuando volvamos después
nuestra paz no quepa en el esófago.

En los caminos la tranquilidad
habita entre sonrisas pasajeras;
en humeantes pláticas, la amistad
se une a nuestras memorias duraderas.

Incongruencias de todo lentoandante
que durante el viaje se vuelve loco
pues surge la duda siempre constante:

¿Por qué los atardeceres que invoco,
los que hacen del viaje algo impresionante,
tardan demasiado y duran tan poco?

 

 

Finalista y seleccionado para la Antología del Primer Concurso de Sonetos “Vivir y contar” organizado por la Página Blog / Editorial Concursos Literarios en Español (España).

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s