Viajar, más que mi vida, es mi oficio (micro cuento)

Me fascina viajar: de hecho, podría asegurarles sin temor a exagerar, que los viajes son mi vida. No hay nada más emocionante para mí que empacar: ese juego con la intimidad en aras de la comodidad próxima de una estancia relajada… Decidir qué sí, qué no, para después recordar que aquello que fue un no, debió de haber sido un sí. Luego ir a la central de camiones o al aeropuerto, ¡qué emoción! Y de ahí, el trayecto maravilloso. Finalmente, la llegada al hotel: nuevamente la emoción de desempacar para encontrarnos que, justamente lo que más necesitábamos, fue lo que olvidamos.

Aunque debo aceptar que después siguen ciertos momentos tediosos,  incomodos, francamente aburridos, como eso de visitar los lugares del destino al que nos dirigimos, conocer cosas nuevas, ya saben. Ni modo, se supone que para eso son los viajes, ¿no?

Pero, ¡hey!, ¿qué me dicen de la diversión cuando el viaje llega a su final? Eso significa empacar nuevamente todas las cosas para reiniciar el regreso a casa… Abandonar el hotel, llegar a la central o al aeropuerto, otro trayecto de vuelta, ¡delicioso!, y coronar la grandiosa experiencia desempacando en casa nuevamente. ¡Guau, no puedo esperar a salir de viaje otra vez!

¡No me miren así! ¿Qué esperaban? Solo soy una simple maleta de viaje que adora su trabajo.

 

 

Finalista y seleccionado para la Antología del Primer Concurso de Cuento breve “Viajes” organizado por la Página Blog / Editorial Tu Concurso Literario (España).

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s