Injusticia inesperada (micro cuento)

Jamás imaginó morir encerrado, tras las rejas. A pesar de ser un niño de la calle, nunca causaba problemas: trabajaba duro y sin quejas. Por eso se quedó dormido en el carro del supermercado; por eso el guardia no lo vio y los juntó todos; y por eso mismo, cuando se despertó, no pudo moverlos. El pobre chiquillo murió aterido por el frío y el hambre en una sola noche.

 

 

Finalista y seleccionado para la Antología del Tercer Certamen de Micro relatos “Melgar” de la Editorial Letras como espada (España).

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s