Caperucita bien coloradita (micro cuento erótico)

Caperucita también tomó un atajo; tal como el lobo. Se encontraron en un claro del bosque que ya habían acordado y preparado desde el cuento anterior.

Sin grandes preámbulos pasaron a la acción directa: el lobo uso sus grandes ojos para agasajarse mejor que nunca, los animales del bosque usaron sus grandes orejas para escucharlos mejor que nunca, y la chiquilla uso esa dulzura de boquita suya para comérselo mejor que nunca. Todo en no más de quince minutos.

Luego, ya más relajados, siguieron con el guión clásico: el lobo adelantándose a la casa de la abuelita, la caperuza componiéndose las ropas, arreglándose el cabello, y finalmente, sorbiendo ese chorrito que le escurría por una de las comisuras de sus finos labios encarnados a fin de que la dulce abuelita no se diera cuenta de nada.

 

 

Seleccionado para la Antología del Cuarto Certamen Mundial de Relatos eróticos “Afrodita y Eros” convocado por la Editorial Letras con arte (España) con el cuento “Caperucita bien coloradita”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s